Pressemitteilung


de | en | fr | es

EU-Regierungen müssen Zeichen gegen global gag rule setzen

She-decides- Konferenz


Am morgigen Donnerstag findet in Brüssel die internationale Konferenz "She Decides" statt. Auf Initiative der belgischen, niederländischen und schwedischen Regierung soll ein deutliches Zeichen gegen die Wiedereinführung und massive Ausweiterung der sogenannten Global Gag Rule gesetzt werden. Als eine seiner ersten Amtshandlungen hatte US-Präsident Donald Trump Ende Januar alle finanziellen Zuwendungen für Organisationen gestrichen, die in der Entwicklungszusammenarbeit tätig sind und direkt oder indirekt Angebote zu legalen Schwangerschaftsabbrüchen machen. Die Teilnehmer der Konferenz wollen diese Organisationen nun finanziell unterstützen. Die Grünen/EFA-Fraktion im Europäischen Parlament hat die Regierungen aller EU-Mitgliedsstaaten aufgefordert, die Initiative zu unterstützen, sagt Terry Reintke, frauenpolitische Sprecherin der Grünen/EFA-Fraktion:

"Die Regierungen der EU-Mitgliedsstaaten dürfen nicht zulassen, dass die unverantwortliche Entscheidung des US-Präsidenten schreckliche Folgen für Millionen Frauen weltweit hat. Es reicht nicht, dass Regierungschefs die Entscheidungen des US-Präsidenten kritisieren. Sie müssen zeigen, dass es nicht bei warmen Worten für die Betroffenen bleibt. Dass die Bundesregierung sich nicht an der Initiative beteiligt, ist ein Skandal. Jede Frau hat das Recht, über ihren eigenen Körper zu entscheiden. Diesem Grundsatz muss die deutsche Bundesregierung Taten folgen lassen.

Die Europäische Kommission muss prüfen, wie die Förderung der betroffenen Organisationen, die bereits Gelder aus dem EU-Haushalt bekommen, aufgestockt werden kann."

La UE debe actuar para contrarrestar los ataques de Trump contra los derechos de las mujeres

#SheDecides


El jueves 2 de marzo, Bruselas albergará la conferencia She decides ("Ella decide"), un encuentro organizado por los gobiernos belga, holandés, danés y sueco en respuesta a la decisión de la administración Trump de implementar la llamada Ley Mordaza (conocida como la Global Gag Rule), por la cual se prohíbe que ONGs internacionales reciban fondos de Estados Unidos si proporcionan asesoramiento, promueven o se refieren a servicios de interrupción del embarazo.

El grupo de Los Verdes / ALE en el Parlamento Europeo apoya esta iniciativa y pide a los Estados miembros de la UE que comprometan fondos adicionales a la ayuda internacional para hacer frente a la ley mordaza: http://greens-efa-service.eu/shedecides/

Antes de la conferencia, el eurodiputado de Los Verdes / ALE (EQUO-Primavera Europea) y miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo (FEMM), Florent MARCELLESI, ha declarado:

"Tenemos que actuar juntos y de forma decidida contra las decisiones imprudentes de Trump, con consecuencias terribles para millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Las mujeres tienen el derecho a tomar decisiones sobre su propio cuerpo y los Estados miembro deben garantizarlo. Se necesita urgentemente financiación para reemplazar los recortes impuestos por la administración estadounidense y contrarrestar así una medida que ataca de pleno a los derechos más elementales de las mujeres en todo el mundo, especialmente de aquellas en países en vías de desarrollo, poniendolas en el riesgo de abortos inseguros. Debemos recordar que decenas de miles de mujeres mueren cada año a causa de estos abortos. Lo que necesitamos ahora es redoblar los esfuerzos, y que más países de la UE se comprometan a otorgar fondos, por ello le pedimos al gobierno de España que se sume a esta campaña."

Ernest URTASUN, eurodiputado de ICV y coordinador de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo ha declarado:

"La ley mordaza firmada por Trump conllevará graves consecuencias a programas internacionales que abordan el VIH/sida, la salud materna e infantil, la lucha contra el Zika u otras enfermedades y ámbitos sanitarios. El Parlamento Europeo aprobó hace unas semanas un informe que calificaba la ley mordaza  como un ataque directo y un retroceso en los avances logrados en pro de los derechos de las mujeres y las niñas e instaba con carácter de urgencia a la Unión Europea y a sus Estados miembros a aumentar significativamente la financiación en el ámbito de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, así como estableciendo un fondo internacional para financiar el acceso al control de la natalidad y al aborto legal y seguro. Todos los países de la UE deben actuar contra esta regla y contrarrestar los efectos devastadores que podría conllevar para millones de mujeres y niñas en de todo el mundo, limitando su acceso a la asistencia sanitaria y poniendo en riesgo sus vidas"