Pressemitteilung


de | en | fr | es

EU-Kanada-Freihandelsabkommen

Nationale Parlamente gehören nicht auf die Zuschauerränge


Bei der morgigen Ratstagung der europäischen Handelsminister steht eine Debatte über das Freihandelsabkommen zwischen der EU und Kanada auf der Agenda. Dazu erklärt Ska Keller, Vize-Vorsitzende und handelspolitische Sprecherin der Grünen/EFA-Fraktion im Europäischen Parlament:  
 
"Die Parlamente in der Europäischen Union dürfen nicht auf die Zuschauerränge verwiesen werden, wenn es darum geht, über CETA zu entscheiden. Die Handelsminister werden morgen darüber debattieren, ob CETA schon angewendet wird, bevor die Ratifikation abgeschlossen ist. Gerade weil dieses Abkommen so umstritten ist, wäre das Umgehen des demokratischen Ratifikationsprozesses ein Skandal.

Es ist nicht genug, dass Handelskommissarin Cecilia Malmström CETA erst vorläufig anwenden möchte, wenn das Europäische Parlament das Abkommen ratifiziert hat. Erst wenn alle nationalen Parlamente über CETA abgestimmt haben, kann das Abkommen in Kraft treten. Damit sich der Prozess nicht ewig hinzieht, brauchen wir einen klaren zeitlichen Rahmen.  

Das Handelsabkommen beinhaltet eine Vielzahl problematischer Punkte wie die Schiedsgerichtsbarkeit für ausländische Investoren. Wenn demokratisch beschlossene Regeln den Gewinn von Investoren einschränken, können Unternehmen immer noch Milliardenzahlungen einklagen. Wir wollen keine Paralleljustiz, die für Bürgerinnen und Bürger sowie inländische Betriebe nicht zugänglich ist."

Acuerdos comerciales

Los Verdes exigen que se paralice la aplicación provisional del CETA y la participación de los parlamentos nacionales en la ratificación


Los ministros de Comercio de la UE se reunirán mañana para discutir, entre otros temas, el acuerdo comercial entre la UE y Canadá (CETA). Ante la importancia de esta reunión de la formación del Consejo de asuntos exteriores, el diputado del Grupo Verdes/ALE Ernest Urtasun, ha declarado:

"Los gobiernos de la UE en favor de CETA y la Comisión Europea están intentando aprobarlo de escondidas y por la vía rápida e incluso aplicar provisionalmente el acuerdo antes de que haya sido ratificado totalmente. Sería un escándalo mayúsculo que se saltaran el proceso de ratificación para acelerar la aplicación del acuerdo.

La comisaria de comercio Malstrom ha reiterado que no habría aplicación provisional antes de que el Parlamento Europeo haya votado sobre la ratificación, pero esto no es suficiente garantía. Teniendo en cuenta que el CETA es un acuerdo muy controvertido, es crucial que los parlamentos estatales también están involucrados en el proceso de ratificación. Por eso instamos a los gobiernos de la UE a que confirmen que CETA es un "acuerdo mixto", cosa que disiparía todas las dudas sobre la necesidad de ratificación de los parlamentos. Por eso cualquier decisión sobre la aplicación del acuerdo solo puede llevarse a cabo después del proceso de ratificación.

La mayor preocupación con CETA es la provisión de tribunales de arbitraje entre inversores y Estados. Estos paratribunales antidemocráticos para los inversores extranjeros, dominados por las grandes firmas de abogados que defiendes a las propias empresas, son inaccesibles para los ciudadanos y las empresas nacionales. Esto vulnera flagrantemente el principio de igualdad ante la ley. Esto permitirá a las empresas privadas poner en marcha acciones unilaterales contra decisiones democráticas en favor del interés común, poniendo en peligro los valores democráticos más básicos. Este sistema legal paralelo es injusto y no tiene sentido dado que los sistemas judiciales de la UE y canadienses ya funcionan adecuadamente. Teniendo en cuenta que la mayoría de empresas norteamericanas tienes filiales en Canadá, el impacto sería a la práctica equivalente al del TTIP".