woman
©volkan-olmez

Press release


en | fr | de | es

Concrete action must be taken to prevent sexual harassment in EU

Comments from Terry Reintke


The European Parliament has today backed a joint resolution on combating sexual harassment and abuse in the EU. The text includes proposals designed to address the recent reports of sexual harassment in the European Parliament and other EU institutions.

Terry Reintke, who co-signed the resolution on behalf of the Greens/EFA Group, comments:

"The revelations of recent weeks show that sexual harassment in the work place has been tolerated for far too long. We in the European Parliament have a particular duty to respond to the reports of abuse of power in this and other EU institutions. That must mean concrete action to improve the mechanisms for reporting and preventing sexual harassment.

"It is heartening that we have secured cross-party support for the establishment of a task force of independent experts to examine sexual harassment and abuse in the Parliament and come up with the necessary changes. It is clear that members of staff have been failed and this has to stop. I urge President Tajani to take note of this call and take immediate action."

El Parlamento Europeo exige tolerancia cero ante las agresiones machistas

Acoso sexual


El Parlamento Europeo ha adoptado este jueves una resolución relativa a la lucha contra el acoso sexual en el seno de la UE.

El eurodiputado del grupo Verdes/ALE y portavoz de Catalunya en Comú, Ernest URTASUN, ha comentado:

"Ha hecho falta que las mujeres víctimas de violencia sexual alcen la voz en redes sociales y medios de comunicación para que el mundo político se indigne. De todos los casos que han salido en la prensa, más de 100 en las instituciones europeas, prácticamente ninguno ha sido denunciado oficialmente a través los mecanismos de las propias instituciones. Tenemos que encontrar vías para que esto pueda ser denunciado de forma efectiva.

El PE está pidiendo finalmente un plan de acción contra la violencia sexual en el seno de nuestras instituciones, así como un plan de formación obligatoria para el personal y eurodiputados. Entre las diversas medidas propuestas está el establecimiento de un grupo de trabajo de expertos independientes que evalúe y mejore la situación del acoso en el Parlamento o el acompañamiento de las víctimas. También quiero destacar tal y como hace la resolución que el compromiso de los hombres en esta lucha es vital, debemos acabar con las estructuras machistas y situaciones que permitan estas actitudes y no callarnos si alguna vez vemos o escuchamos cualquier conducta inapropiada. 

Declaraciones de Florent MARCELLESI, eurodiputado del grupo Verdes/ALE (EQUO):

"La educación y la conciencia tienen un papel importante que jugar para acabar con el acoso y la violencia contra las mujeres y niñas, pero no es suficiente. Por eso, pedimos una mayor implicación de los Estados miembros. La propuesta de una directiva sobre la violencia contra las mujeres y el llamamiento a que la violencia contras las mujeres entre en el derecho penal de los Estados, de acuerdo con el artículo 83.1 del Tratado de Funcionamiento de la UE, es sin duda una forma de hacer que esta lucha sea creíble y de dar confianza a las mujeres.

La impunidad y el silencio cómplice constituyen verdaderos obstáculos para las víctimas. Por lo tanto, apoyamos que se pida a los estados Miembros que aún no han ratificado (1)  el Convenio de Estambul, que les obliga a imponer (2) también sanciones penales, a hacerlo con prontitud".

 

(1) Estado de  las firmas y ratificaciones del Tratado 210/Convención del consejo de Europa sobre la prevención y la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (situación a 25 de octubre de 2017): https://www.coe.int/fr/web/conventions/full-list/-/conventions/treaty/210/signatures

(2) Artículo 40 – Acoso sexual.
Los partidos adoptarán las medidas legislativas o de otra índole necesarias para garantizar que exista cualquier forma de comportamiento sexual no deseado, verbal, no verbal o físico, que tenga el propósito o el efecto de violar la dignidad de una persona, en particular cuando dicha conducta crea un ambiente intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo, sujeto a sanciones penales u otras sanciones legales.