Press release


en | de | fr | es

Nuclear stress tests

Serious safety concerns but no stress for nuclear industry as Commission dodges tough questions


The final report of the disputed EU nuclear stress tests, proposed by the European Commission in the aftermath of the Fukushima disaster, is expected to be adopted by the Commission tomorrow. Leaked drafts of the stress tests confirm that large numbers of nuclear reactors in Europe are deficient in basic security areas but the tests also fail to properly assess a host of key risks to nuclear reactors, and contain no proposals to close unsafe reactors. Commenting ahead of the Commission meeting, Greens/EFA co-president Rebecca Harms stated:

"The final report of the EU nuclear stress test charade looks set to dodge all the tough questions as expected. One thing seems clear: this exercise has been orchestrated to cause as little stress to the nuclear industry as possible.

"While the report found deficiencies in many of Europe's nuclear reactors, there are no real proposals for follow-up. However, the fact that the stress tests failed to address risks in crucial areas - ageing technology, terrorist attacks or human error - is a more damning indictment of the whole exercise.

"At the very least, the Commission should be pressing for the security deficiencies identified in the report to be rectified. However, given the prohibitive costs - with estimates of up to €25 billion - investors will only be willing to commit to this if the reactors stay online far longer than foreseen for safety reasons. These stress tests cannot be used as an excuse to justify lifetime extensions for decrepit nuclear reactors. If this exercise was serious, the Commission should be recommending the closure of unsafe or ageing reactors."

Pruebas de resistencia nuclear

El lobby nuclear presiona, la Comisión no debería ceder


La Comisión Europea debe aprobar mañana el informe sobre las pruebas de resistencia (estrés) a las centrales nucleares europeas al que se comprometió tras la catástrofe nuclear en Fukushima (Japón) de 2011.

De momento, lo que hemos podido conocer del borrador es que la Comisión confirma que un gran número de reactores nucleares en Europa muestran graves deficiencias en aspectos básicos para la seguridad. Asimismo, las pruebas propuestas no tienen en cuenta la totalidad de los riesgos potenciales, y tampoco exige el cierre de los reactores inseguros. En cualquier caso, se percibe una preocupante influencia del lobby nuclear, que está haciendo todo lo posible por diluir el contenido del borrador. Raül ROMEVA, eurodiputado de ICV y Vicepresidente de Verdes/ALE, comentó sobre este hecho:

"Me temo que este informe acabará siendo una farsa. Si bien el informe revela deficiencias en muchos de los reactores nucleares de Europa, no hay propuestas reales para revertir la situación, ni se sugiere cerrar ninguna central nuclear. Además, las pruebas de estrés no tiene en cuenta riesgos en áreas cruciales como el envejecimiento tecnológico, posibles ataques terroristas o incluso errores humanos.

El informe de la Comisión advierte de la precaria situación de algunas centrales españolas, como las de Almaraz, Ascó, Cofrentes y Garoña, pero se limita a reclamar que se tomen "medidas para prevenir explosiones de hidrógeno u otros combustibles gaseosos en caso de accidente". Asimismo, recomienda un "sistema de filtrado de ventilación de la contención".

Da la impresión de que, en lugar de aprender la lección que nos enseñó Fukushima, el informe busca simplemente contentar al lobby nuclear.

Sin embargo, la situación exige que la Comisión no ceda a las presiones de dicho lobby, y que apueste claramente por revertir las actuales y numerosas deficiencias de seguridad detectadas. No obstante, debemos advertir de lo siguiente: los costos de la inversión requerida por razones de seguridad son ciertamente elevados -hasta € 25 mil millones-, por lo que los inversores posiblemente sólo aceptaran desembolsar tal cantidad a cambio de alargar la vida útil de sus centrales nucleares, y eso sí seria del todo inaceptable. Estas pruebas deberían ser parte del camino hacia el abandono progresivo de la energía nuclear, y no una excusa para mantener activas las centrales.

Así pues, des de Verdes/ALE instamos a la Comisión a que no se doblegue ante el lobby nuclear y recomiende el cierre inmediato de aquellos reactores inseguros o viejos, así como un plan claro y definitivo de promoción de la eficiencia energética y de las energías limpias y renovables en detrimento de la nuclear".