Communiqué de presse


fr | en | de | es

L’UE doit agir face à l’irresponsabilité de Trump

Conférence « She decides »


Ce Jeudi 2 Mars, Bruxelles accueillera la conférence « She decides ». Cette initiative des gouvernements néerlandais, suédois, luxembourgeois, finlandais, belge et norvégien entend contrer la décision de l'administration Trump de mise en œuvre de la « Global Gag Rule » empêchant toute aide financière américaine aux ONG internationales travaillant dans le domaine de la planification familiale, de la santé sexuelle et reproductive, y compris les avortements légaux.

Le groupe des Verts / ALE au Parlement européen s’est engagé à promouvoir l’appel adressé aux États membres afin de constituer un fonds d’aide international pour contrer la « Règle du bâillon » en compensant les pertes financières encourues par les ONG : http://greens-efa-service.eu/shedecides/

Réaction de Karima DELLI, membre de la Commission droits de la femme et égalité des genres :

« Nous devons agir très vite pour réduire l’impact de la décision irresponsable de Trump sur des millions de femmes et de filles à travers le monde.

L’Union européenne a clairement un rôle à jouer. Elle a un devoir envers toutes ces femmes qui vivent dans des pays en voie de développement et à qui l’on ne peut confisquer le droit de décider de leur sort et de disposer de leur corps. Aujourd’hui encore, des milliers de femmes meurent des suites d’avortements pratiqués dans des conditions désastreuses.

Ce fonds est donc vital pour celles qui ont recours aux services de ces ONG. Les pays initiateurs du projet doivent être soutenus, y compris pour récolter l’adhésion du plus grand nombre possible de partenaires. »

La UE debe actuar para contrarrestar los ataques de Trump contra los derechos de las mujeres

#SheDecides


El jueves 2 de marzo, Bruselas albergará la conferencia She decides ("Ella decide"), un encuentro organizado por los gobiernos belga, holandés, danés y sueco en respuesta a la decisión de la administración Trump de implementar la llamada Ley Mordaza (conocida como la Global Gag Rule), por la cual se prohíbe que ONGs internacionales reciban fondos de Estados Unidos si proporcionan asesoramiento, promueven o se refieren a servicios de interrupción del embarazo.

El grupo de Los Verdes / ALE en el Parlamento Europeo apoya esta iniciativa y pide a los Estados miembros de la UE que comprometan fondos adicionales a la ayuda internacional para hacer frente a la ley mordaza: http://greens-efa-service.eu/shedecides/

Antes de la conferencia, el eurodiputado de Los Verdes / ALE (EQUO-Primavera Europea) y miembro de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo (FEMM), Florent MARCELLESI, ha declarado:

"Tenemos que actuar juntos y de forma decidida contra las decisiones imprudentes de Trump, con consecuencias terribles para millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Las mujeres tienen el derecho a tomar decisiones sobre su propio cuerpo y los Estados miembro deben garantizarlo. Se necesita urgentemente financiación para reemplazar los recortes impuestos por la administración estadounidense y contrarrestar así una medida que ataca de pleno a los derechos más elementales de las mujeres en todo el mundo, especialmente de aquellas en países en vías de desarrollo, poniendolas en el riesgo de abortos inseguros. Debemos recordar que decenas de miles de mujeres mueren cada año a causa de estos abortos. Lo que necesitamos ahora es redoblar los esfuerzos, y que más países de la UE se comprometan a otorgar fondos, por ello le pedimos al gobierno de España que se sume a esta campaña."

Ernest URTASUN, eurodiputado de ICV y coordinador de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo ha declarado:

"La ley mordaza firmada por Trump conllevará graves consecuencias a programas internacionales que abordan el VIH/sida, la salud materna e infantil, la lucha contra el Zika u otras enfermedades y ámbitos sanitarios. El Parlamento Europeo aprobó hace unas semanas un informe que calificaba la ley mordaza  como un ataque directo y un retroceso en los avances logrados en pro de los derechos de las mujeres y las niñas e instaba con carácter de urgencia a la Unión Europea y a sus Estados miembros a aumentar significativamente la financiación en el ámbito de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, así como estableciendo un fondo internacional para financiar el acceso al control de la natalidad y al aborto legal y seguro. Todos los países de la UE deben actuar contra esta regla y contrarrestar los efectos devastadores que podría conllevar para millones de mujeres y niñas en de todo el mundo, limitando su acceso a la asistencia sanitaria y poniendo en riesgo sus vidas"