Press release


en | fr | de | es

COP22

Marrakech makes timid steps towards raising ambition


The COP22 in Marrakech will come to a close this evening. Commenting on the final agreement that is expected to be announced in the coming hours, Greens/EFA climate spokesperson Bas Eickhout said:

“The COP22 in Marrakech opened with the historic news of the Paris Agreement entering into force in record time after its adoption. I welcome the resolve of the global community to deliver an effective and unified response to climate change, despite the uncertainty created by the results of the US presidential elections. 

“The message from scientists and policy makers in Marrakech is clear: the momentum away from fossils to renewable energy is unstoppable and moving backwards would only damage the long-term prospects for the economy and for jobs. Countries have again recognised the urgency needed in raising ambitions to close the gap between current emission trajectories and the pathway needed to meet the temperature goals of the Paris Agreement.

“It is therefore critical that the European Union ramps up its own ambition, increasing the pace of energy savings and renewables penetration instead of slowing down in the forthcoming energy legislation. The laws for implementing the 2030 climate targets must also allow for the caps to be strengthened on the basis of the 2018 UN review of the adequacy of the collective action towards the Paris objectives.

“The European Union needs to step up its support for adaptation in vulnerable developing countries so as to honour the collective commitment for $100bn in international climate finance by 2020. With the US taking a back seat, determined leadership from the EU will be needed, but it will also be rewarded with deeper cooperation and greater influence on the global stage.”

COP22

Las negociaciones climáticas buscan nuevos liderazgos


Al concluir la Cumbre sobre el Clima en Marrakech (COP22), el eurodiputado de EQUO - Los Verdes/ALE, Florent MARCELLESI, ha declarado: 

"La cumbre climática de Marrakech ha enviado un mensaje político claro: diga lo que diga Trump, haga lo que haga, no hay marcha atrás en la lucha contra el cambio climático. Con el apoyo de la Unión Europea y China, e incluso de Rusia, el Acuerdo de París sale reforzado, y con el apoyo de las ciudades, regiones, sociedad civil y de las empresas, la transición se convierte en imparable.

Al mismo tiempo, necesitamos más liderazgo y ambición en nuestros compromisos de reducción de emisiones si queremos cumplir con el objetivo del grado y medio fijado en París. Debemos reequilibrar mejor los fondos para los países más vulnerables entre mitigación, que están sobre representados, y la adaptación, infra representada. Hoy los que más que sufren los impactos del cambio climático son los menos responsables del cambio climático. Son ellos quienes más necesitan estos fondos para adaptarse a la nueva realidad climática.

A nivel de ambición, esperábamos más de la Unión Europea. Tras la irrupción de Trump en la geopolítica mundial, las negociaciones climáticas buscan nuevos líderes. La UE tiene la responsabilidad y la oportunidad de asumir claramente este liderazgo. Para ello, la UE debe ser coherente en su acción climática, no como la reciente propuesta de la Comisión Europea del "paquete de invierno" sobre energía que deja la puerta abierta a las energías sucias. En Europa también, tenemos que pasar de las buenas palabras a la verdadera acción.

La misma coherencia exigimos al gobierno de Rajoy. Tras años de políticas nefastas en contra de las renovables y al autoconsumo, el proyecto de Ley de Cambio Climático es por ahora una cáscara vacía. Para ser consecuente con los objetivos de París, ésta tendría que pasar por recoger la descarbonización total de la economía española en 2050, por compromisos de reducción de emisiones mucho más ambiciosos para 2030, por el fin de las energías sucias, como el fracking o el carbón, y por un apoyo a las renovables.

Sigamos apostando por las decenas de iniciativas que desde la sociedad civil o desde las instituciones están poniendo en marcha la transición hacia un mundo limpio y seguro. El Acuerdo de París abre ventanas de oportunidad y dinámicas políticas y sociales que hay que aprovechar y fomentar."